Comerse los mocos

Llevarse excesivamente bien con alguien. Estar todo el día con alguien, sin separarse apenas. Ejemplos: "Juan y Pepe están todo el día juntitos. Mirálos, ahí, comiéndose los mocos. ¡Pero si hace dos semanas no podían ni verse!"