Las expresiones incuidas en esta categoría son especialmente ofensivas y se suelen considerar insultos muy graves. Se incluyen en este glosario sólo a beneficio de inventario, Se recomienda evitar su uso en cualquier circunstancia.

Gitanerío

  1. Los gitanos entendidos como grupo (peyorativo), especialmente aplicándoles los estereotipos racistas de la sociedad española. Ejemplos: "En aquel pueblo había mucho gitanerío." // "En la parte baja de la región abundaba el gitanerío."

  2. Por extensión del anterior (particularmente de los estereotipos racistas), grupo de personas o ambiente en el que abundan los gritos, modales estentóreos y la  mala educación y falta de gusto. Ejemplos: // "A mi el gitanerío y el chonerío no me van." // "A tu hermana lo que le gusta son esos saraos de gitanerío. Es una basta".

Marica

Hombre homosexual o afeminado. Ejemplos: "Era un local de ambiente lleno de maricas." // "Los mariquitas no tienen todos tan buen gusto como crees." // "En el local aquel sólo había tres maricones hablando." // "Mi padre pensaba que homosexual y maricón no eran la misma cosa. Se llevó una sorpresa cuando supo que sí." // "¿Juan marica? ¡Nunca lo hubiera pensado, con machote que parece!" // "¡Pero que pedazo de maricona eres, chaval!" // "Era un local de ambiente lleno de mariquitas." // "Los mariquitas no tienen todos tan buen gusto como crees."

Variantes

Mariquita, maricón, maricona, mariconazo.

Chonerío

Relacionados

Las chonis o marujas entendidas como conjunto (peyorativo). Ejemplos: "Allí estaba todo el chonerio, comprando zapatos y gritando como urracas." // "Era el programa de tele favorito del chonerio por su mal gusto y estridencia."

Calientapollas

Pesona (usualmente mujer) que incita al sexo pero sin verdadera intención de llegar a él (es bastante machista). Ejemplos: "Es una calientapollas que te pone a cien pero que luego se deshace en excusas y se da el piro." // "Las calientapollas como tú no sois personas muy fiables." // "Iba de homosexual lanzado pero en realidad era un calientapollas porque le daba miedo lanzarse a fondo."

Aunque es menos usual, también se puede aplicar a una película, libro o historia que cause cierta excitación sexual pero de forma encubierta y aparentando no querer hacerlo, con cierta falsedad. Ejemplos: "En los años setenta, las películas eran calientapollas que hacían como que iban a enseñar algo pero al final, nada de nada."