No dar puntadas sin hilo

No hablar gratuitamente, sin intención calculada. No hablar sin intentar mejorar los intereses propios o perjudicar los de los posibles rivales. Ejemplos: "Mariano no da puntadas sin hilo al hablar de sus colegas de profesión." // "Ése no da puntadas sin hilo. Seguro que te ha dejado la impresión de que su jefe es un hijoputa, ¿no?"